27/May/2024
Editoriales

Los Alcaldes de Monterrey. Parte cuadragésima séptima

Después de la invasión francesa (1862-1867) el país enfrentó una crisis económica que paralizó completamente la obra pública y social del gobierno. Si bien a nivel nacional el gobierno federal se estabilizó con la reelección de Benito Juárez para el período 1867-1871, localmente el gobierno de Nuevo León era disputado por los héroes de la Reforma y la invasión francesa, Gerónimo Treviño, Lázaro Garza Ayala, Genaro Garza y otros.

  Tan solo en el año de 1870 rindieron protesta como gobernadores: Lázaro Garza Ayala (17 de noviembre de 1869 - 17 de febrero de 1870), Gerónimo Treviño (17 de febrero de 1870 - 17 de octubre de 1870), José Eleuterio González “Gonzalitos” (17 de octubre de 1870 - 30 de noviembre de 1870) y de nuevo Jerónimo Treviño (noviembre 30 de 1870 – octubre 4 de 1871).

  Sin embargo, a nivel municipal hubo un proceso sucesorio tranquilo, pues para la Presidencia Municipal de Monterrey se eligió a Anastacio Treviño, un prominente empresario que comerciaba con harina de trigo en la Villa de Guadalupe.

 

Anastacio Treviño, alcalde primero del 1º de enero al 27 de mayo, y 

del 31 de octubre al 31 de diciembre de 1870.

 

“En la Ciudad de Monterey… primero de Enero de mil ochocientos setenta reunidos en este Palacio Municipal, los Ciudadanos que compusieron el Republicano Ayuntamiento del año último, con el objeto de poner en posición los que forman al que debe funcionar en el corriente electos por el pueblo, en estos términos" Alcalde 1o. C. Anastacio A. Treviño Suplente C. Lic. Policarpó Garza Gutierrez, Jueces Locales 2o. C. Mauricio de la Garza, 3o. C. Juan Garza Treviño, 4o. C. Genovevo Garcia Suplentes, 2o. C. Eduardo Zambrano, 3o. C. Francisco Martinez C rdenas, 4o. C. Cresencio Zambrano, Regidores 1o. C. Lic. Manuel Z. Garza, 2o. C. Jesus Barreda, 3o. C. Abraham Guerra, 4o. C. Romulo Flores, 5o. C. Manuel Yglecias, 6o. C. Jesus Buentello, 7o. C. Eutimio Calzado, 8o. C. Modesto Martinez, 9o. C. Joaquin Llano, 10o. C. Pedro P. Quintanilla, Procuradores 1o. C. Lic. Cristobal Chapa, 2o. C. Juan Sandoval”

 

Inicia en forma visionaria el alcalde Anastacio Treviño la distribución del agua

El alcalde Anastacio Treviño inició, treinta y seis años antes de que existiera la Compañía de Agua y Drenaje de Monterrey, The Monterrey Water Works and Sewer Company, Limited, la operación del Primer Sistema de Distribución de Agua en la Ciudad. se suscribió un contrato con el especialista ingeniero Taquel (tal vez sea un mala grafía de algún apellido anglosajón como Tackel o Tacker) para la exploración y beneficio de pozos artesianos. 

 

Nombra Treviño al responsable del tema hídrico Taquel, Ingeniero de la Ciudad

En vista de su evidente capacidad técnica, este mismo ingeniero Taquel fue nombrado Ingeniero de la Ciudad, y su primera expresión fue de preocupación por el Puente de la Purísima (entre las actuales calles Dr. Coss y Juan Ignacio Ramón) ante la fuerza de las aguas del Río Santa Lucía:

 

“… 15 de Febrero de 1870. Presidencia del C. Treviño. Aprobada la acta anterior se dió cuenta con lo siguiente… el C. Presidente expuso en ella: que el objeto de la reunión, era manifestar la oportunidad que se presentaba de continuar desde luego la obra de aquellos que se ofrecía dirigir el Ingeniero Mr. Taquel bien conocido en esta Ciudad por haber dirigido la Fábrica del Sr. Coindrean y lo recomendaban otros trabajos para que lo ocupara la empresa… El C. Ingeniero permitidole el uso de la palabra, dijo haber participado ayer al C. Presidente: que las líneas dadas para el empedrado de la calle de la Presa grande, no eran conformes las reglas de arquitectura… El C. Ingeniero dijo: C C. lo que acaba de exponer es fundado en que la vista del puente de la presa se palpa desde luego la imperfección de las líneas adoptadas para el empedrado y lo estrecho que queda por ellas la banqueta para el tránsito y por consiguiente expuestas caerse las fincas y la quijada del puente por la mucha agua que pasa por allí, por ser el desagüe y quedar volada la pared en donde salve un peso mayor esa resistencia y no convenir el ancho dado la calle su puesto que sigue adelante sin prestar esa comodidad ni dar lugar pasar en caso de lluvia por otro punto sino es por la banqueta por el depósito de la agua que se hace allí”.

 

Reglamento que rige los actos del Ingeniero de la Ciudad

Para reorganizar el funcionamiento del Municipio y su adecuación al marco legal de la constitución federal de 1857 (nunca aplicada cabalmente por la Guerra de Reforma y la Invasión Francesa) se transcribe el reglamento del Ingeniero de la Ciudad. Además Treviño inició un gran programa para empedrar todas las calles de Monterrey que estaban muy deterioradas por la guerra. Veamos cómo presenta el Ingeniero de la Ciudad un modelo de empedrado, y el Cabildo solicita un presupuesto:

  28 de Febrero de 1870. Presidencia del C. Treviño. Aprobada la acta anterior se dió cuenta con lo que sigue… (reglamento) las obligaciones del C. Ingeniero Municipal lo hicieron de la manera siguiente. 1o Dirigir todas las obras públicas pertenecientes la municipalidad, como edificios, puentes, calzadas, empedrados, caminos y demás en que se necesiten conocimientos científicos de su profesión; asi como también intervenir en la numeración de las casas y denominación de las calles con sugecion las Comisiones respectivas = 2o Medir los terrenos que se den en arrendamiento ó merced, siendo por cuenta de los interesados los planos que de ellos se levanten su solicitud. Se exceptuan de esta obligación las medidas que se practicaren pedimento puramente de los interesados, las extraordinarias y las que excedan de media caballería, las que ser n gratificadas por los mismos interesados.= 3o Es también obligación del Ingeniero dar las líneas de las calles cuando se trate de fabricar, y denunciar la Corporación las obras que se traten de levantar sin este requisito: los certificados que al efecto expidiere ser n por cuenta de los interesados. = 4o Como Ingeniero de la Municipalidad no es de su deber dirigir obras ó practicar operaciones concernientes su profesión que se encuentren fuera de los límites de la Municipalidad ni podrá salir fuera de ella con aquel objeto ó cualquiera otro, sin permiso previo que le otorgue la Corporación. = 5o Tiene que asistir siempre las sesiones del R. Ayuntamiento, para rendir informes, promover mejoras materiales y emitir dictámenes de palabra ó por escrito en los negocios que se le consultaren concernientes su profesión teniendo por lo mismo voz pero no voto en los asuntos que le atañen = 6o Llevar un libro foliado y rubricadas todas sus hojas por el Srio. del Ayuntamiento en que diariamente asentar clara y circunstanciadamente las operaciones que practicare y lo entregara al juez de cada año la misma Sria. del Ayuntamiento para su archivo previo acuerdo de la Corporación = 7o En todo caso podrá exigirsele la responsabilidad por sus actos con arreglo las leyes = Transitorio. Este reglamento podra alterarse o modificarse, siempre que al R. Ayuntamiento asi lo determinare"… El Ingeniero presentó el modelo de un pizon que le parecía propio para el empedrado de las calles pasó la Comisión respectiva y aquel para su exámen é informe respecto de si convendría para el objeto indicado y digan cual ser su valor”

 

Aterriza el alcalde Treviño la Reforma Religiosa, tomando posesión del Convento San Andrés

El alcalde Treviño, en cumplimiento de la Ley de Nacionalización de Bienes Eclesiásticos de 1859, tomó posesión de los terrenos y edificios del Convento de San Andrés (erróneamente se le nombra de San Francisco). La Iglesia perdió los huertos, el cementerio, la escuela, el convento y los jardines, conservando sólo la Iglesia de San Francisco y su casa parroquial. Un ciudadano llamado Antonio Lozano, pidió que se los vendieran en 6 mil pesos, pero los avalúos los fijaba el gobierno federal, para evitar favoritismos locales:

  “…9 de Marzo de 1870. Presidencia del Ciudadano Treviño. Aprobada la acta anterior, se dió cuenta con lo siguiente… Un oficio de la Secretaria del Superior Gobierno del Estado trascribiendo una solicitud del Ciudadano Antonio Lozano, presentada al Ciudadano Presidente de la República denunciando como comprendido en la ley de nacionalización el edificio conocido en esta Ciudad por el convento de San Francisco, pidiendo se le adjudique por 6000 pesos en que dispone informe respecto del estado que guarda esa finca, sino est destinado usos públicos así como la extensión de los terrenos que lo circundan y todos los datos necesarios fin de que pueda dictar el Magistrado de la Nación una resolución definitiva en el asunto y el Gobierno ordena que la mayor posible brevedad se evacue este con la justificación debida.”

 

Corresponde al alcalde Anastacio Treviño establecer el sistema decimal

Un complicado acto de gobierno del alcalde Treviño fue establecer el sistema decimal que sustituía al complejo sistema español. Se informó al Cabildo que solo había patrón o modelo de una Vara y no del Metro que estaba ya en vigencia. También hubo necesidad de sacar la antigua moneda dividida en medios, octavos, etc. y sustituirlos por Pesos divididos en 100 Centavos. Las equivalencias eran de 1 Escudo de oro por 16 Reales de plata o 128 Tlacos; el proceso de reemplazar las monedas fue lento y hasta 1897 se consiguió que el peso quedara como única unidad monetaria vigente.

 “ …   22 de Marzo de 1870. Presidencia del C. Treviño… haber hecho un cotejo de dos libras que trataba de comprar con ese fin y encontró una diferencia en ellas aunque pequeña con otras de los CC. Jacinto Guerra y Mariano de la Garza é igual con las de los Señores Barreras, pero ignorando cuál debe ser la base a que sugetarse por que no hay padron más que de la vara de medir, esperaba se le diera o se le diga la que había de hacer: impuesta la Corporación acordó que la Secretaria presente los datos que existan sobre el particular”

 

Batalla el alcalde Treviño con los recursos económicos para las escuelas

Aunque desde 1857 la Iglesia Católica había dejado de impartir la educación, los ayuntamientos no podían cumplir plenamente con su obligación de sostener las escuelas. Veamos cómo el alcalde Treviño pide al Congreso que se le apruebe un gasto extraordinario de 50 pesos para comprar algunos libros para las escuelas municipales:

  “Sesión ordinaria del 7 de Abril de 1870. Presidencia del C. Treviño. Reunidos los Ciudadanos Chapa Garza Cantú, Guerra, Barreda, Flores, Yglesias, Martinez, Garcia, se aprobaron las actas de las sesiones del 28 y 31 de Marzo último y luego se dio cuenta con lo siguiente... que los niños de todos los Establecimientos carecen de libros y si no pide más, es por estar convencido de lo exhausto de los fondos; pero para atender por ahora de alguna manera los más necesitados, solicitaba 50 pesos con calidad de que se le cubrieran según se pueda”

 

Incorpora el alcalde Treviño las fechas del 5 y 15 de mayo en el calendario cívico

Al alcalde Anastacio Treviño le tocó incluir en el calendario cívico los días 5 de mayo, en memoria de la Batalla de Puebla 1862; y el 15 de Mayo en celebración de la victoria de la República contra emperador Maximiliano en Querétaro, el 15 de mayo del año 1867:

  “Sesión ordinaria del 26 de Abril de 1870. Presidencia del C. Treviño. Abierta la sesión… acordar lo conveniente la solemnización de los días 5 y 15 de Mayo próximo, invitando la Corporación que acuerdo con cuanto ha de contribuir para los gastos de esas festividades”

 

Solicita el alcalde Treviño licencia de tres meses para atender asuntos personales

A fines de Mayo el alcalde Anastacio Treviño pidió licencia de tres meses para atender asuntos personales, como recuperarse de una enfermedad y terminar sus estudios de leyes; en su ausencia, Policarpo Garza, Gregorio Morales y Genovevo Martínez lo sustituyeron:

  “Sesión extraordinaria del 27 de Mayo de 1870. Presidencia del C. Policarpo Garza Gutierrez, Alcalde 1o. Suplente. Reunidos los Ciudadanos Capitulares Barreda, Yglesias, Martinez, Garcia, Flores, Lozano y Chapa, el C. Presidente mandó dar lectura una comunicación recibida de la Secretaria del Superior Gobierno del Estado, en que ordena que esta Corporación bajo la presidencia del Suplente, informe acerca de la solicitud del propietario sobre que se le conceda una licencia de tres meses. Yncontinenti se dio también lectura la minuta de la comunicación dirigida por el C. Alcalde 1o. propietario al C. Secretario del Superior Gobierno del Estado, solicitando la licencia de tres meses para atender su quebrantada salud, algunos negocios propios y más que todo los estudios que tiene que preparar para recibirse de abogado”

 

Regresa el alcalde y ahora abogado Treviño, recibiendo a quienes acogieron la amnistía, como fue el caso del general Julián Quiroga, brazo fuerte de Vidaurri

Ya con el título de abogado, el alcalde Anastacio Treviño regresó a la presidencia municipal, y le tocó recibir a quienes habiendo servido al ejército invasor o al gobierno imperial deseasen acogerse a la amnistía general que se publicó. Así salvó su vida Julián Quiroga (hombre fuerte de Vidaurri) y muchos otros funcionarios civiles y militares. 

 

Invita el alcalde Treviño al Cabildo a asistir a los exámenes finales de los estudiantes

También invitó al Cabildo a presenciar los exámenes que presentarían los muchachos que terminaban la educación elemental, que eran públicos y orales:

  31 DE Octubre de 1870. Presidencia del C. Treviño. Anunciado abrirse la sesión, siendo presentes los CC. Sepúlveda, Buentello, Yglesias, Martinez, García, Flores, García Cantú y Barreda, … Un decreto general del Soberano Congreso de la Unión expedido en 13 de este mes, concediendo amnistía todos los individuos que hasta el 19. de Septiembre próximo pasado hayan sido culpables de infidencia la patria; de sedición, conspiración, así como los militares que hasta la misma fecha cometido el delito de deserción: al C. Presidente para su publicación. Un convite del C. José Maria Treviño Garza Director de un Instituto de educación elemental suplicando los de la Corporación ocurran al 13o. exámen público de los alumnos internos e externos que tienen su cargo, que sustentar desde las tres de la tarde de hoy hasta las diez de la noche del mismo dia.”

 

Autoriza el gobierno la instalación de una farmacia atendida por el Dr Gonzalitos

Las leyes de Reforma también trasladaron los servicios de salud pública de la Iglesia Católica al gobierno del estado. Veamos el comunicado del gobierno al municipio informándole de la instalación de una farmacia en el Hospital Civil a cargo de Gonzalitos. También le informa que ya se habían validado los estudios de medicina de un médico estudiado en Filadelfia, iniciándose un avance en la secularización de la salud del estado:

  “… 8 de Noviembre de 1870. Presidencia del C. Treviño. Reunidos los C. CC. Sepúlveda Guerra, Yglesias, Martinez, Garcia Buentello, Flores y Garza Cantú... Una licencia extendida por el Concejo de salubridad del Estado el 2 de Mayo de 1860 para abrir botica en el Hospital civil de esta Ciudad bajo la inmediata responsabilidad del Dr. se mandó registrar… El Miguel Treviño, presentó el título que en Abril de este año se le estendió en una de las aulas del Colegio de Filadelfia de Dr. en Medicina y Cirugía y una licencia del C. Gobernador del Estado para ofrecer en esta Municipalidad por el tiempo necesario para proverse”

 

La relación entre la Iglesia y el Municipio era de tipo ‘nicomodeana’

Las aspiraciones de las Leyes de Reforma no se cumplían porque los municipios no tenían recursos ni estaban organizados para manejar la educación. Como el obispo Francisco de Paula y Verea era muy inteligente, propuso que en el recién nacionalizado Convento de San Andrés operara una escuela gratuita. Ante ello, el municipio acabó aceptando, celebrándose entrambas instituciones una relación tipo ‘nicomodeana’, pues la Iglesia decía que no daba clases de catecismo y el municipio fingía que no se daba cuenta que sí se impartía esa clase:

  “Sesión ordinaria del 15 de Noviembre de 1870. Presidencia del C. Treviño. Reunidos todos los CC. Munícipes con excepción del C. Lozano, se leyó y aprobó la acta anterior y en seguida se dió cuenta con lo que a continuación se expresa… Otro del Sr. Obispo de esta Diósesis en que expresa que deseando fomentar en todo el Estado, principalmente en esta Capital la educación e instrucción primaria de los niños; y estando a la vez desocupado el edificio perteneciente al antiguo convento de S. Francisco y que hoy esta bajo la inspección de este Cuerpo, suplicaba se le ceda para establecer allí una escuela de enseñanza gratuita a las Comisiones de hacienda e instrucción primaria para dictamen”

 

Prolonga el alcalde Treviño el camino que iba a Nuevas Labores,

donde hoy están las colonias Fierro, Carranza y Madero 

Destaca entre la obra pública del alcalde Treviño, la prolongación del camino a las Nuevas Labores, unas parcelas agrícolas ubicadas al oriente, donde hoy están las colonias Fierro, Madero y Carranza. Este proyecto lo inició realizando el estudio de la posible indemnización a los propietarios de las tierras que cruzara el mencionado camino.

 

Antecedente de un ‘Cambio de uso de suelo’; de ser Rastro pasó a ser “arrecogida”

También se acordó que un “antiguo degolladero”, es decir el rastro que estaba cerca de lo que hoy es la Alameda Mariano Escobedo, se remodelará para ser una “arrecogida” es decir el lugar donde se concentrara el ganado entrante a la ciudad, para su cuarentena y posterior distribución o sacrificio.

 

Pide el alcalde Treviño ampliación del presupuesto municipal para construir una escuela en la comunidad los Urdiales, donde hoy es una colonia del mismo nombre.

 

“Sesión ordinaria el 23 de Noviembre de 1870. Presidencia del C. Treviño. Reunidos los CC. Regidores Sepúlveda, Guerra, Yglesias Martínez, Garcia, Flores y Procurador Garza Cantú se aprobó la acta anterior y se dió cuenta con lo siguiente… Otro en el ocurso de varios vecinos de Labores Nuevas sobre que se acuerde la continuación de un camino abierto en una extensión de 1,104 varas y se dejó desde que se maquinaron esos terrenos conforme la ley de desamortización, de 20 varas de ancho atravesando la población de sur norte, proponiendo se defiera su petición por ser necesario aquel y por ser cierto lo expuesto por los interesados. Tomado en consideración se puso a discusión. El C. Presidente expuso, estar por la aprobación del dict men discusión, pero con la circunstancia de que se les notifique los dueños de las labores por donde ha de atravesar el camino a fin de que si alguno se considerase perjudicado lo exprese, y la Corporación con vista de su fundamento acuerde lo conveniente y con esta adicción se aprobó aquel… El plazo de la forma que se necesita dar al antiguo degolladero para que sirva de arrecogidas y un presupuesto de 492 pesos 50 centavos que importa la reforma…el C. Alcalde 1o. pida un presupuesto de lo que falta para concluir la casa que ha de servir para la escuela de primeras letras en los Urdiales y de la orden de pago en la Tesorería de la Ciudad para que se haga según lo permitan las escaseces.”

 

Curiosidad: en la ‘Plaza del Comercio’ hoy Plaza Morelos en la bifurcación de las calles Hidalgo y Morelos, había material orgánico inflamable que además 

daba mal aspecto, y el alcalde Treviño lo corrige:

 

“Sesión ordinaria del 29 de Noviembre de 1870. Presidencia del Ciudadano Treviño. Aprobadas las dos actas anteriores, se dió cuenta con lo que sigue… El C. Presidente informó, hacer como diez ó doce dias que veia un monton de zacate en la plaza del comercio y para evitar un incendio y por ser contra el ornato público: convenía quitarlo”

 

Al fundarse una Farmacia en el Hospital Civil, ipso facto se fundó otra privada

La competencia es parte de nuestra cultura. cuando en la Ciudad se abre un fuente de trabajo, aparece la competencia, y así sucedió cuando se estableció la farmacia pública en el Hospital Civil. Rápidamente apareció una farmacia particular cuyo propietario era un reinero de nombre Catarino Peña y el boticario, un extranjero radicado en Monterrey, llamado Antonio Lafon, cuyos descendientes después fundaría el Hospital Muguerza.

  “Sesión ordinaria del 7 de diciembre de 1870. Presidencia del C. Treviño. Reunidos los CC. Sepúlveda, Garza, Martinez Yglesias, Garcia Garza, Flores, Lozano Y Chapa, se dió lectura las dos actas anteriores y fueron aprobados… El C. Catarino Peña, presentó la licencia que el Consejo de Salubridad le estendió el 25 de Noviembre último para abrir una botica al servicio público de esta Capital mientras se provee de un Profesor de farmacia, bajo la dirección, cuidado y responsabilidad del Dr. Don Antonio Lafon: se mandó registrar”

 

Al final de la alcaldía de Treviño, se plantaron en las Plazas Zaragoza, 5 de Mayo, Colegio Civil, Roble y en la Alameda, árboles de fresnos, naranjos y ciruelos.

 

“… 14 de Diciembre de 1870. Presidencia del C. Treviño. Aprobada la acta anterior se dió cuenta con lo siguiente… La contrata concluida por el C. Rómulo Flores Juez de policía con el C. Jesus Hernandez en la que  este se compromete poner los fresnos, naranjos y ciruelos que se necesitan en las plazas de Zaragoza, 5 de Mayo, Colegio Civil y del Roble y en la Alameda por 50 centavos cada una en un mes, debiéndose entregar dos terceras partes de un valor a los treinta días de plantados y el resto en el siguiente”

 

En resumen, mientras en ese año hubo cuatro gobernadores, el alcalde Anastacio Treviño le dio a la Ciudad un gran impulso en su modernización

Contrario a lo sucedido en el ámbito estatal, el año de 1870 fue muy positivo para la Ciudad, pues la administración de Anastacio Treviño le dio a Monterrey un impulso muy grande. Hubo grandes avances en obra pública, pues el empedrado de calles hizo lucir la Ciudad como en sus mejores tiempos; eliminó un céntrico rastro, y todas las plazas de la Ciudad fueron guapeadas. Además se empezaron a aplicar las Leyes de Reforma en materia de salud, educación, lo mismo que las medidas decimales.

  Ciertamente los Grandes hombres de la Reforma sentaron las bases del México moderno, pero fueron varias generaciones de funcionarios como Anastacio Treviño las que hicieron realidad los conceptos de las reformas y empujaron la Ciudad con rumbo a la modernidad.

  Anastacio Treviño, un próspero comerciante local que participó como voluntario en las milicias de la Guerra de Reforma y la Invasión Francesa, al ser llamado a cumplir con la responsabilidad de administrar la Ciudad de Monterrey, lo hizo excelentemente bien, preparándola para que cumpliera dignamente el honor de ser la Capital Industrial de México desde los finales del siglo XIX hasta mediados del XX.

 

FUENTES

ARCHIVO HISTÓRICO DE MONTERREY

COLECCIÓN ACTAS DE CABILDO

1º de enero de 1870

15 de febrero de 1870

28 de febrero de 1870

9 de marzo de 1870

22 de marzo de 1870

7 de abril de 1870

26 de abril de 1870

27 de Mayo de 1870

31 de octubre de 1870

8 de noviembre de 1870

15 de noviembre de 1870

23 de noviembre de 1870

7 de diciembre de 1870

 

14 de diciembre de 1870