21/Jul/2024
Editoriales

Los alcaldes de Monterrey. Cuarta parte

BERNABÉ DE LAS CASAS, Alcalde Primero de Monterrey en 1626.

 

Estudiaremos ahora al alcalde Bernabé de las Casas, quien nació en 1573, en Tenerife, Islas Canarias. Su familia era una de las más importantes de estas Islas españolas, y él fue uno de los grandes colonizadores del Nuevo Reino de León.

 

Como se sabe, las Islas Canarias eran paso obligado de embarcaciones que iban y venían del Nuevo Continente a la península, desde la histórica escala hecha por Cristóbal Colón previo al descubrimiento de América. Al ser una ‘parada’ en el camino, llegaban todo tipo de historias, especialmente leyendas de la abundancia de oro y tierras en el nuevo continente, estimulando la migración de muchos canarios que se embarcaron en busca de fortuna. 

 

Bernabé de las Casas migra a Nueva España embarcándose junto a Juan de Oñate

Uno de ellos fue Bernabé de las Casas, quien se embarcó en la expedición del “Adelantado”   -funcionario real con capacidad de gobernar, conquistar y colonizar tierras no exploradas- Juan de Oñate, quien se dirigía al Nuevo México.

 

De las Casas era un buen guerrero, demostrándolo claramente en enero de 1599 durante los enfrentamientos contra los indios Acoma en Nuevo México, al ser uno de los pocos sobrevivientes. Esta hazaña fue suficiente para adquirir buena reputación y el grado de capitán.

 

Se muda Bernabé de las Casas a Saltillo donde casa con la nieta de Montemayor

Sin embargo, Bernabé entendió en 1602 que el Nuevo México era una tierra agreste, donde difícilmente haría fortuna; por ello tejió una red de buenas relaciones personales y comerciales en el Saltillo. Así estableció canales de introducción y distribución de productos del Nuevo México, como pieles y huesos para fabricar peines, mangos para plumas de escribir, abrecartas, artículos de lujo en general con maderas incrustadas y otros objetos caros, comenzando así a fortalecer su economía personal.

 

En ese mismo año de 1602, casó en Saltillo con doña Beatriz Navarro de Sosa, (viuda de Andrés Tapia, uno de  sus compañeros de la expedición a Nuevo México) e hija del capitán Juan Navarro "el Vizcaíno", alcalde mayor de Saltillo, y de doña María de Sosa y Montemayor, nieta del capitán Diego de Montemayor fundador de Monterrey.

 

Comienza De las Casas a adquirir predios en el Cañón de Las Salinas

Así que, con esa relación familiar y el capital amasado, en 1604 comenzó a comprar tierras en el Valle de las Salinas del Nuevo Reino de León, que después se dividió en los municipios de  Salinas Victoria, Abasolo, El Carmen, Mina e Hidalgo.

 

Pero De las Casas no residía en esa región, sino en Monterrey, en una Hacienda que se encontraba al norte de la Ciudad con rumbo a lo que hoy es Santo Domingo, según la dote matrimonial entregada a su hija: 

 

“Yten (y también) le doy más cuatro caballerías de tierra de labor, a lindes de la ciudad de Monterrey, con agua para su riego; y una mulata esclava, llamada Magdalena, de edad de diez a doce años; que ella y las dichas cuatro caballerías de tierra, y agua para ella”

 

La infructuosa lucha de Bernabé de las Casas para llegar a gobernar

Sin embargo, Bernabé de las Casas tenía aspiraciones políticas, tanto que llegó a solicitar al virrey Luis de Velazco y Castilla, el gobierno de Zacatecas o del Nuevo Reino de León, algo que nunca se le concedió.

 

Acaso en 1613 tuvo una de sus pocas incursiones gubernativas cuando Diego Rodríguez, le nombró lugarteniente de Justicia Mayor, es decir, un auxiliar en asuntos jurídicos del Reino.

 

“(1613) Título de lugarteniente de justicia mayor expedido por el capitán Diego Rodríguez, a favor del capitán Bernabé de las Casas”

 

Crece la Hacienda de Bernabé de las Casas, y se le concede la Alcaldía de Monterrey

Pero engordó económicamente con su creciente negocio comercial y, durante los siguientes años, se diversificó incursionando en los ramos ganadero y agrícola en el Valle de las Salinas y en otros lugares del Nuevo Reino de León. Por alguna circunstancia desconocida, Bernabé de las Casas batalló mucho para conseguir el reconocimiento de la clase política gobernante; es por ello que no fue sino hasta el año de 1626 (a los 53 años de edad) cuando lo eligieron Alcalde Primero de Monterrey. Veamos el acta:

 

“En la Ciudad de Nuestra Señora de Monterrey del Nuevo Reyno de León, en primero día del mes de enero de mil y seiscientos y veinte y seis años, estando juntos y congregados la justicia, cabildo y regimiento desta dicha ciudad para elegir alcaldes y regidores… estando todos juntos de acuerdo, unánimes y conformes y invocando para ello y elegir alcaldes y regidores y demás oficiales para el buen gobierno desta ciudad… eligieron por alcalde de primer voto a el capitán Bernabé de las Casas y del segundo a el capitán Gonzalo Fernández de Castro…”

 

Ya en el gobierno de la Ciudad, Bernabé de las Casas elaboró un informe que presentó ante el Cabildo, el gobernador Martín de Zavala y luego fue enviado al Rey y al virrey. En él informa que la Ciudad tenía su gobierno, iglesia y cementerio; que los indios eran un peligro constante y que ello mermaba la producción e impedía cobrar impuestos.

 

Levanta el alcalde De las Casas un padrón de la Ciudad y su Comarca

 Finalmente hizo un censo o levantamiento pormenorizado de las cabezas de familia de la ciudad y su comarca:

 

“Estancias. Ciudad. Padrón. En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas y un solo Dios verdadero. Nos, el cabildo, justicia y regimiento de esta Ciudad de Nuestra Señora de Monterrey… a dos días del mes de agosto de mil y seiscientos y veinte y seis… este reino está poblado… que se proveen alcaldes ordinarios y cuatro regidores y procurador general y alguacil mayor y habemos sustentado república y hecho las dichas casas reales para ella y aunque tan metidas estas fronteras entre tanta máquina de naturales y en tan manifiesto peligro, la habemos sustentado y nuestros pasados como dicho es en paz y en guerra siempre que la ha habido y en ella habemos perdido y nos han consumido los indios naturales en este dicho tiempo más de treinta mil cabezas de ganado mayor y menor, de todo género, y al presente ha ya tres años que se ha continuado la dicha guerra sin cesar un punto, haciéndonos tan notables daños, robos y incendios que nos han puesto en el extremo de haber de comer de limosnas de que Su Majestad… nos han quemado nuestras estancias y sementeras con las simientes y frutos de ellas… a Dios las gracias, con más de cuarenta vecinos en esta dicha ciudad y los veinte y cuatro de ellos casados, con sus familias y los demás solteros y algunas mujeres viudas de españoles y ansimismo en lo demás restante de dicho reyno, hay otros vecinos fuera desta ciudad en algunas estancias y otras que se han comenzado a poblar de las que han quedado destruidas y de las demás en cantidad de más de otros treinta casados y solteros y ansimismo han quedado en este dicho reyno más de diez o doce mil cabezas de ganado mayor y menor…  hay en la dicha ciudad en el dicho monasterio, el Santísimo Sacramento, pila de bautismo con su bautisterio muy grande, cementerio para entierro de naturales, torre fuerte en la dicha iglesia y muy buenas campanas…

 

Memoria de los vecinos casados y solteros que hay en esta Ciudad y Reyno:

1.    El capitán Diego Rodríguez, justicia mayor que fue en este reyno 

2.    El capitán Joseph Treviño, alcalde de la Santa Hermandad 

3.    El capitán Lucas García

4.    El capitán Miguel de Montemayor

5.     El capitán Gonzalo Fernández de Castro 

6.    El capitán Alonso de Treviño 

7.    El capitán Pedro Botello de Morales 

8.    El capitán Pedro Romero 

9.    El capitán Rodrigo de Aldana 

10.  El sargento mayor Miguel Sánchez Sáenz El alferez Francisco de Avila

11.   El alferez Bartolomé García 

12.  El capitán Pablo Sánchez Blas de la Garza 

13.  Diego de Montemayor 

14.  Matheo de Villafranca Alguacil mayor 

15.  Juan Buentello Guerrero 

16.  El capitán Pedro Velada 

17.  Juan Hernández Francisco 

18.  Martín Guajardo 

19.  Juan Pérez de los Ríos 

20.  Antonio Durán 

21.  Juan Maldonado 

22.  Miguel de Avila Domingo de Avila 

23.  Estacio Zambrano 

24.  Juan Pérez de Lerma 

25.  Juan de Treviño

26.  Francisco de Treviño 

27.  Diego González

28.   Alonso de Molina 

29.  Pedro Rangel Domingo de Morales 

30.  Juan de Montalvo 

31.  Bernardo de Molina 

32.  Antonio de Villafranca 

33.  Juan Martín Alonso García

34.  Juan López

35.  Leonardo de Mendoza 

36.  Bernabé López 

37.  Lucas de Montemayor 

38.  Andrés de Charles 

39.  Diego de Solís 

40.  Juan de Solís

41.  Sebastián de Solís

42.  Francisco de Sosa 

43.  Juan de Sosa Mujeres 

 

Viudas de españoles:

 

1.    Agustina de Charles, viuda de Juan Pérez de Los Ríos 

2.    Ana Pérez, viuda de Diego Flores 

3.    Leonor, mujer de Bartolomé de Charles 

 

Indios laboríos carpinteros (no necesariamente carpinteros sino con oficio):

 

1.-   Francisco

4.    Juan Barbias 

5.    Pablo Andrés Francisco 

6.    don Gaspar, gobernador 

 

Vecinos que viven fuera de la ciudad en las estancias que hay pobladas en este dicho Reyno:

 

1.    El capitán Bernabé de las Casas, alcalde ordinario 

2.    Diego de Treviño 

3.    Joseph de Treviño 

4.    capitán Fernán Blas Pérez

5.    Alonso Díaz de Camuño

6.    El capitán Francisco Báez de Benavides 

7.    Francisco de la Garza 

8.    Pedro de la Garza 

9.    Bernabé González 

10.  Francisco Rodríguez 

11.  Domingo González 

12.  Marcos González

13.  Juan de Olivares 

14.  Alonso Carrasco Antonio Rodríguez”

 

Inconsistencias en el padrón de Bernabé

(No se puede acreditar la certeza de esta memoria o censo colonial, debido a inconsistencias como la de mencionar a Juan Pérez de los Ríos entre los vivos y al mismo tiempo incluir a su viuda)

 

Recibe el Cabildo de la Ciudad al gobernador Martín de Zavala

Aunque desde abril de 1625 el Rey Felipe II había nombrado a Martín de Zavala Gobernador del Nuevo Reino de León, no fue hasta el 4 de agosto de 1626 cuando el Cabildo de Monterrey lo recibió como gobernante del reino:

 

“En la Ciudad de Nuestra Señora de Monterrey del Nuevo Reyno de León, en veinte y cuatro días del mes de agosto de mil y seiscientos y veinte y seis años, estando en cabildo en las casas reales desta dicha ciudad, según y como lo tienen de costumbre la justicia y regimiento desta dicha ciudad, don Martín de Zavala gobernador y capitán general deste Nuevo Reyno de León y sus provincias por Su Majestad, presentó una su real cédula con el despacho que el excelentísimo señor marqués de Cerralvo le hizo y dio en ejecución y cumplimiento de la dicha real cédula y por el dicho justicia, cabildo y regimiento vista, leída y entendida la dicha real cédula, la tomaron en sus manos y besaron y pusieron sobre sus cabezas y dijeron que la obedecían y obedecieron como carta de su rey y señor natural y en su cumplimiento dieron y entregaron las varas de la real justicia a el dicho señor gobernador y capitán general… (ante el) cabildo desta ciudad que en cumplimiento de obedecimiento que hicieron el justicia mayor y el capitán Bernabé de las Casas y el capitán Gonzalo Fernández de Castro alcaldes ordinarios…”

 

Autoriza el alcalde Bernabé de las Casas una docena de minas

Durante el año de 1626 el alcalde Bernabé de las Casas autorizó la operación de más de una docena de minas:

 

“Registro de minas e ingenio de agua en la Rinconada.”

 

“con otra estancia con… una salina dentro”

 

Se alzan las tribus indígenas y tanto el alcalde De Las Casas 

como el gobernador Zavala contra atacan

Durante ese año de 1626, provocado por los abusos de los castellanos, hubo un alzamiento masivo de indios tanto de los salvajes, como de los cimarrones (indios civilizados y vueltos al estado de barbarie) y muchos de los ya civilizados. Bernabé de las Casas emprendió un gran contraataque en conjunto con el gobernador Martín de Zavala, con represalias duras, pues hubo matanza de indígenas y otros fueron semi esclavizados en las encomiendas.

 

Alzáronse los indios de todo el reino, generalmente; hubo quien dijera que ocasionados de algunos españoles que, como estaban hechos a vivir licenciosamente, llevaban mal el gobierno político, que aumenta las repúblicas (forma de gobierno de los indios) y las conserva en paz.” “No se contentaron con eso los españoles; hubo quien escribiera a México la asistencia que don Martín hacía en Monterrey, no concluyendo las poblaciones ofrecidas: que siempre los que viven con algún remordimiento, quisieran estar lejos de la justicia”

 

Las estancias ubicadas en la Comarca de la Ciudad

En ese tiempo el Nuevo Reino de León estaba poco poblado. Monterrey era el único lugar habitado por ‘castellanos’, y en su comarca había siete ‘estancias’: la de San Francisco (Apodaca) de Blas de la Garza y Alonso de Treviño; la de Gonzalo Fernández de Castro, yerno de Diego Rodríguez (Santa Catarina); la de Blas Pérez; la de Bernabé de las Casas (Valle de las Salinas); la de Alonso Díez de Camuño en el puesto de los Muertos; la de Miguel Sánchez Sáenz, yerno de José de Treviño;  y la de Diego de Montemayor, nieto del fundador de la Ciudad (hoy San Pedro Garza García).

 

Las estancias abandonadas por la guerra con los indios

A causa de la guerra con los indios, en ese año de 1626 estaban abandonadas las estancias de: La Pastora, Pesquería Chica, y la que fuera de Diego Díaz de Berlanga (San Nicolás).

 

Muere Bartolomé de las Casas en condiciones de abundante riqueza

Como dijimos, debido a que nunca se le concedió a Bernabé de las Casas la gubernatura del Reino a pesar de sus reincidentes solicitudes, él se concentró en los negocios y terminó siendo uno de los terratenientes más ricos del noreste novohispano, y así murió en Monterrey en el año de 1632, con 59 años de vida. La moraleja de su historia podría ser que, desde entonces, la vida pública no es compatible con los grandes negocios.

 

 

GONZALO FERNÁNDEZ DE CASTRO, Alcalde Segundo en 1626

 

En tanto el alcalde segundo, Gonzalo Fernández de Castro, que parece haber llegado a Monterrey en 1602, nació en Llerena, Nueva Galicia en 1578, y destacó en su combate a los indios, aunque en 1624 resultó herido. 

 

Como Alcalde Segundo atendió tanto asuntos comunes como un riña con heridos.

 

“Causa promovida contra Alonso de Iñigo por haber reñido con Martín de Aranda y darle cuchilladas”.

 

Encarcela el Alcalde Segundo Fernández de Castro, al ex alcalde Lucas García

Así como también el juicio contra el ex alcalde, Lucas García ‘El Bueno’, acusado de abusar de los indios. Mandó detenerlo, pero fue declarado inocente y sólo pagó algunas multas.

 

“Causa seguida contra el capitán Alonso Lucas el Bueno , justicia mayor que fué de éste reino y preso en la cárcel de esta ciudad , para que entregue diversas causas sobre indios. Ante el gobernador Martín de Zavala.”

 

Miscelánea de juicios resueltos por Alcaldes de Monterrey en su carácter de jueces

En los primeros años del siglo XVII fueron acusados varios funcionarios municipales y del reino por abusos contra los indios, e insubordinación a las autoridades coloniales:

 

Durante los primeros años las familias de los fundadores gozaron del control de la Ciudad, lo que seguramente les llevó a cometer ciertas infracciones a la ley, haciendo las cosas “a su modo”. Pero al llegar el joven gobernador Martín de Zavala se aplicaron las leyes puntualmente. Veamos un expediente donde se acusa a Lucas ‘El Bueno’ y al colono Juan de León de no ajustarse a las órdenes del gobernador:

 

“Causa promovida contra el capitán Alonso Lucas el Bueno y Juan de León por haber contravenido órdenes superiores.”

 

La Trata de indígenas era una acusación recurrente

Las acusaciones generalmente eran por trata de indígenas, pues fingiendo haberlos capturado en guerra, los entregaban al servicio doméstico en el reino, o a tratantes ingleses, franceses y neerlandeses en las costas del Golfo de México. Entre los acusados estaban: Diego Rodríguez, Lucas García, Miguel de Montemayor (nieto del fundador) y muchos otros:

 

“Contra Martín López (soldado) por entradas a hacer presas (capturar indios como esclavos) en el Valle del Pilón. Fecha 30 de mayo de 1827. (Fojas 15)”

 

A la llegada de militares del centro del virreinato generalmente había disputas por el poder o control de ciertas áreas:

 

“Causa promovida contra los soldados Francisco Sánchez y Bernardo de los Santos sobre desafío que hicieron al de igual clase Miguel de Ávila”

Los problemas judiciales de la familia Montemayor

 

La familia del propio fundador pretendía estar sobre la ley, y se presentaron problemas familiares: 

 

“Causa promovida contra Diego de Montemayor ( nieto del fundador) por irrespetos a la justicia.”

 

“Causa promovida contra don Diego Fernández de Montemayor (nieto del fundador) sobre heridas dadas a su mujer Juliana de las Casas”

 

Una acusación criminal del tipo Fuenteovejuna

Aquí vemos la acusación contra todo un grupo de primeros pobladores de asesinar al alcalde de las Salinas:

 

“Causa promovida contra Mateo Monzón, el capitán Juan Reynaldos (ya difunto), Pedro Maldonado (ausentes), el capitán Juan Alonso Lobo Guerrero, María de las Casas, Francisco Mendes, y Juan de Casares, acusados de haber dado muerte al Alcalde de las Salinas Pedro de la Garza de un "arcabusaso (sic)". Se anexa al expediente el inventario de bienes del finado Pedro de la Garza por disposición del Alcalde ordinario de la ciudad de Monterrey Alonso de Treviño. Se condena a Mateo Monzón a la pena de muerte, una vez que haya sido capturado, al capitán Juan Alonso Lobo Guerrero y María de las Casas al pago de mil ciento cuarenta y ocho pesos, y a Francisco Mendes la cantidad de cien pesos.”

 

Proceso contra Lucas “El Bueno” por no entregar completos 

los archivos municipales.

En esta misma lista de procesos aparecen acusaciones contra Diego Rodríguez por abusar de indios y otra contra Diego de Montemayor (nieto) por otro delito.

 

“Autos para que  Lucas el Bueno restituya al archivo las averiguaciones y causas hechas durante su empleo de justicia a mayor y que no fueron entregadas al secretario, Juan de Abrego. Ante el gobernador Martín de Zavala. Se menciona una información hecha contra el capitán Diego Rodríguez por "entradas que mandaba hacer a los naturales la tierra adentro a sacar borrados " ; otra causa contra Diego de Montemayor ; unas diligencias para traer al Guajuco de paz " y otras.”

 

Multa el gobernador Martín de Zavala a todo un Cabildo

En 1646 Martín de Zavala mandó multar a todo el Cabildo, presidido por Miguel de Montemayor por no haber enviado el expediente electoral al gobernador; incluso fueron destituidos.

 

“...den y paguen los alcaldes y regidores de este presente año cien pesos en plata, en que vinieron condenados por no haber enviado el libro de cabildo dentro de los ocho días como sus señorías lo tienen mandado por los autos de gobierno y el dicho alguacil mayor lo ejecute o por su defecto los pondrá en las cárceles reales a los dichos regidores y a los alcaldes ordinarios, les saquen prendas conforme a cada uno le tocare, hasta hacerse entero pago de los dichos cien pesos…”

 

Continuará… 

En el siguiente texto de esta colección estudiaremos a Gonzalo Fernández de Castro, quien fuera Alcalde Primero en los años de 1630, 1635 y 1641.

 

 

Fuentes

ARCHIVO HISTÓRICO DE MONTERREY

 

Colección Criminal

Volumen 1 Expediente 1

Volumen 1 Expediente 8

Volumen 1 Expediente 11

Volumen 1 Expediente 14

Volumen 1 Expediente 15

Volumen 3 Expediente 32

 

 

COLECCIÓN Civil 

Volumen 2 Expediente 3

 

Actas de Cabildo

2 de agosto de 1626

24 de agosto de 1626

 

2 de abril de 1646

 

VOLUMEN 2 EXPEDIENTE 13 FOLIO 6

VOLUMEN 2, EXPEDIENTE 13, FOLIO 33

COLECCIÓN criminales 

VOLUMEN 1 EXPEDIENTE 3

Alonso de León “Relación y Discursos del Descubrimiento, Población y Pacificación del Nuevo Reino de León, temperamento y Calidad de la Tierra” versión digital.

https://www.fondoeditorialnl.gob.mx/pdfs/h

José Eleuterio González, Colección de noticias y documentos para la historia de estado de Nuevo León, UANL versión digital. (1867)