02/Mar/2024
Editoriales

Los Alcaldes de Monterrey. Trigésima quinta parte

Manuel María de Llano, Alcalde Primero de Monterrey, del 1º de enero 1856 al 26 de febrero 1856. 

 

Nuevo León era gobernado por extranjeros, pero el país regresó a ser Federación

La Federación fue restablecida en plena guerra de invasión norteamericana en el año de 1847, mediante el Acta de Reformas a la Constitución de 1824. En base a ella la mayoría de los estados restablecieron sus constituciones locales que habían sido emitidas en la Primera República Federal (1824-1836). 

 

Varias entidades sudaron la gota gorda para tener su constitución

Sonora y Nuevo León dictaron sus nuevas constituciones después del Tratado Guadalupe Hidalgo en 1849, Sinaloa lo hizo en 1852 y el recién creado Estado de Guerrero tuvo su primera constitución en 1851. Coahuila había permanecido en el limbo constitucional desde 1836, pues cuando Texas se separó de la República y del Estado de Coahuila y Texas, Coahuila quedó sin esa enorme provincia, sin constitución y sin estatus jurídico.

 

López de Santa Anna establece una dictadura desapareciendo la democracia

Fue hasta 1852 cuando trató de emitir su primera constitución, pero no alcanzó a entrar en vigor, por el establecimiento de una Dictadura establecida por el caudillo Antonio López de Santa Anna, que era dirigida y administrada por el ideólogo conservador Lucas Alamán.

  Pronto, la Dictadura tomó una dolorosa medida: la suspensión de los Poderes federales y estatales, rigiendo a la nación por El Plan del Hospicio, dado el 20 de octubre de 1852 en Guadalajara, que en su artículo Segundo decía:

  “Art. 2º Cesan en el ejercicio de sus funciones, y por voluntad de la Nación todos los poderes públicos que hayan desmerecido o desmerezcan la confianza pública”.

 

Cae Arista, entrega el poder a Ceballos - Lombardini y este a Santa Anna

 

Así las cosas, Arista cayó el 8 de febrero de 1853, dejando de interino a Ceballos, pero M. M. Lombardini le apretó hasta que le entregó el poder y, nomás llegando Antonio López de Santa Anna del Caribe, le cedió los trastes. 

   Mariano Arista (1851 – 1853), intentó defenderse pero el grueso del ejército apoyaba a Santa Anna, e incluso una buena parte de la población y de la clase política estaban tranquilas porque confiaban en que Lucas Alamán podría controlar a Santa Anna.

   Cierto que el caudillo veracruzano tenía opositores en: Oaxaca, Benito Juárez, en el Bajío, Ignacio Comonfort, en el Sur el veterano héroe de la Independencia, en el Noreste el líder comanchero Santiago Vidaurri y algunos ideólogos como Ignacio Ramírez “El Nigromante”, Francisco Zarco, y Sebastián Lerdo de Tejada, pero ninguno tenía presencia nacional.

 

Desaparece el único control de Santa Anna con la muerte de Alamán

Ciertamente las pasiones y soberbia de Santa Anna parecían ser contenidas solo por Lucas Alamán, pero este murió el 2 de junio de 1853. A partir de entonces Santa Anna dio rienda suelta a sus pasiones auto nombrándose “Alteza Serenísima” y vendiendo a los Estados Unidos la parte norte de Sonora, el territorio llamado “La Mesilla”; pero eso fue la gota que derramó el vaso lleno de resentimientos, y todo el país se unió en contra del dictador.

 

Desata la venta de La Mesilla el odio popular acumulado y tumban a Santa Anna

Aunque los liberales se organizaron hasta el día 1º de marzo de 1854 con Juan Álvarez a la cabeza, los conservadores moderados y hasta algunos militares se alzaron contra Santa Anna enarbolando el Plan de Ayutla. Apenas así pudo caer Santa Anna el 12 de agosto de 1855; y para el mes siguiente ya gobernaba la dictadura Martín Carrera Sabat quien, al no poder negociar con los liberales de Ayutla, mejor huyó de la Ciudad de México.

 

Luego de la efímera presidencia de Díaz de la Vega, asume el poder Juan Álvarez

Entonces el gobierno quedó acéfalo y al jefe de la guarnición de la Ciudad de México, Rómulo Díaz de la Vega, le cayó del cielo la presidencia de facto, así como había sido también gobernador de facto en Nuevo León de enero a agosto de 1846. Pero este señor se puso las pilas y logró un acuerdo con los liberales, entregando pacíficamente la Ciudad de México y el gobierno federal a Juan Álvarez Benítez el 4 de octubre de 1855.

 

De Álvarez, siguió Comonfort

Juan Álvarez no tenía ni ambición de poder, ni edad, pues a sus 67 años de edad, ya llevaba 47 en constante guerra luchando con: el bando insurgente, el liberal y el federal desde 1810, así que, cansado, entregó la presidencia el 11 de diciembre de 1855, al moderado Ignacio Comonfort.

 

Santiago Vidaurri se convierte en gobernador de Nuevo León

Mientras en Nuevo León, el secretario general de gobierno Santiago Vidaurri, que desde el 13 de mayo de 1855, había tomado Monterrey en nombre del Plan de Ayutla, pero con su propio plan llamado Plan Restaurador de la Libertad, asumió la gubernatura del estado y luego fue ratificado por el presidente Ignacio Comonfort en los términos del artículo 114 del ESTATUTO ORGANICO PROVISIONAL DE LA REPÚBLICA MEXICANA de 1856:

  “Art. 114. Los gobernadores de los Estados y Distritos, y los jefes políticos de los Territorios, serán nombrados por el presidente de la República, y deberán ser mexicanos por nacimiento ó naturalización y tener treinta años de edad”

 

Manuel María de Llano es de nuevo alcalde de Monterrey

Este Estatuto Orgánico Provisional no contemplaba la regulación de las elecciones municipales, por lo que se celebraron según las normas vigentes de 1849. El alcalde de Monterrey resultó ser Manuel María de Llano para el periodo de 1856, quien no era ningún joven a sus 57 años de edad, pues el promedio de vida era de 52 años.

 

De llano fue el primer alcalde electo con las constituciones de 1825 y 1849

Este fue un periodo importante para De Llano porque después de toda una vida luchando por la federación y el liberalismo, consiguió ser el primer alcalde electo en términos de las constituciones federalistas de 1825 y 1849. Ya había sido alcalde en uno de los momentos más complicados del federalismo (1832-1833) y también durante el difícil régimen centralista (1841). En su carrera también había sido electo gobernador en cuatro ocasiones y tomado el poder en nombre del federalismo. Además fue diputado federal, y diputado por Nuevo León al Congreso de la República del Río Grande (1839-1840).

 

De Llano fue también un alcalde constructor

De Llano tiene en su expediente haber sido el promotor del alumbrado y de la pavimentación de la Ciudad, constructor de puentes y caminos, y con su prestigio de honestidad tenía el récord de alcalde con finanzas impecables.

  Pero como ideológicamente apoyó la fallida reforma religiosa de Valentín Gómez Farías de 1833, se enfrentaría con Santa Anna y con el obispo fray José María de Jesús Belaunzarán y Ureña, siendo destituido del cargo, el hombre fuerte de Valentín Gómez Farias.

 

M. M. de Llano, el héroe liberal y federalista de la primera mitad del siglo XIX

De Llano gobernó científicamente, promoviendo inoculaciones -la primitiva vacunación- y medidas de higiene. Jamás dejó de practicar la medicina con filantropía hasta su muerte en 1863. Este señor es el héroe liberal y federalista por antonomasia de la primera mitad del siglo XIX en Nuevo León.

 

La participación ciudadana

Como desde tiempos coloniales existía la participación ciudadana, a través de sociedades patrióticas, sociedades de salubridad y sociedades para emergencias, donde los niveles de gobierno y la ciudadanía resolvían problemas de la ciudad. Estas sociedades patrióticas de amigos del país servían para emprender acciones en educación, organizar festividades y fomentar el patriotismo. Como era natural, el alcalde participaba en estas sociedades:

  (2 de enero) “1- Nombramiento del Lic. Manuel P. de Llano para formar la sociedad patriótica de amigos del país de éste distrito. 02-enero 2- Copia del acta levantada al instalarse hoy en ésta capital la Sociedad Patriótica de amigos del país.”

 

Se apoya De Llano en el Ingeniero de la Ciudad para solucionar problemas urbanos

Al llegar De Llano a la alcaldía luego de un pronunciado periodo de desorden, entre la dictadura  de Santa Anna y la Revolución de Ayutla el país había quedado en ruinas. Por tanto, el alcalde necesitaba un levantamiento de la situación real de la Ciudad y para ello se apoyó en el ingeniero de la ciudad Antonio Sainz Franco. Le encargó una propuesta de nomenclatura para la ciudad, arreglar la plazuela del Parián (Morelos y Juárez), concluir un Puente que estaba al norte del actual Congreso del Estado, un plano de todo el territorio municipal y un censo con lo necesario para saber cómo era la ciudad que gobernaba:

  “Sesión ordinaria del 14 de Enero de 1856 Presidencia del Señor Llano. Leída y aprobada la acta anterior se dió cuenta con lo siguiente: (el alcalde de Llano pidió) que rindan el informe correspondiente al ingeniero civil de esta ciudad  Don Antonio Sainz Franco presentó la demarcacion algunas manzanas del nuevo repueblo del Sur… Haciendole presente que teniendo ya esta capital una extension y poblacion que la coloca entre los primeros de la republica, se hace muy notable la falta de nominacion de calles y numeracion de las casas, objetos ambos muy interesados para cortar la confusion de estas entre los forasteros y para facilitar los negocios de los mismos domiciliarios, le parecia muy conveniente ofrecer a este cuerpo encargarse  de los trabajos referidos… Declara cuentas con una propuesta que presentó el mismo Yngeniero del costo que tiene el parian de la plazuela del comercio si se manda construir conforme al diseño que acompaña… y otro de lo que puede valer la conclusion del puente del ojo de agua principal de esta ciudad igual al diseño que a este fin adjunta… Se mandaran levantar un plano de toda la municipalidad que señale con exactitud o un aproximadamente la ubicacion de los barrios o aldeas adyasentes y con precision los limites de los ejidos los vertientes y manantiales el curso de todas las aguas que surcan por sus tierras la situacion de colinas en montañas asi como algunos otros objetos que sean revocables Por razon de intereses publicos o estabilidad… al Yngeniero civil de esta Ciudad con especial recomendacion para que de luego a luego proceda a darsele su cumplimiento con la mayor exactitud y brevedad que le sea posible a fin de que se sirvan los datos de que se habla en dicho dictamen a la comision de censo y estadistica”

  Igualmente De Llano encargó al Ingeniero de la Ciudad la reparación de los edificios públicos, que se habían deteriorado por los años de guerra y dictadura:

  “Sesión ordinaria del 24 de Enero de 1856. Presidencia del Señor Llano… El Señor Presidente expuso la necesidad que hay de que se hagan las escaleras por el mal estado de las que actualmente sirven para subir á los Juzgados y salón de acuerdos de este Cuerpo y en consecuencia se acordó que el Yngeniero civil de la Ciudad presente con la brevedad que se sea posible el presupuesto de lo que puedan importarle y la Comisión de obras públicas presente otro del valor de las puertas que le faltan á la pieza que está al Sur del Palacio Municipal.”

 

Avisan a De llano que se juzgaría a Santa Anna, pero no pasó nada

A fines de enero se notifica al gobierno de De Llano que Santa Anna y sus colaboradores serían juzgados por los desmanes de la dictadura, algo que jamás sucedería. Santa Anna estaba en su hacienda cañera en Jamaica o en alguna otra isla del Caribe, gozando de su fortuna que fue dilapidando en festines y apuestas, y fraguando imaginarios regresos heroicos a México, lo que tampoco sucedió. Sí volvería a México pero hasta 1874 indultado por Lerdo de Tejada, a vivir en un pequeño apartamento de un segundo piso en la capital. 

 

Muere Santa Anna en Ciudad de México

Ya estaba casi ciego, la gente no lo reconocía en la calle y escribió al final de su vida que deseaba haber muerto años atrás en combate, como un héroe y no como un viejo pobre y decrépito. Murió en 1876, y el estado pago unos servicios funerales modestos.

 

El alcalde De llano continuó tomando decisiones importantes

Acá en Monterrey se recibió la solicitud de los vecinos del Barrio de la Capilla (La Purísima) que pedían un pago extra para el maestro de la escuela de niños pobres de ese barrio, para que no moviera de lugar la escuela. La decisión del Cabildo fue negar el aumento y el cambio:

  “28 de Enero de 1856. Presidencia del señor Llano.… Un decreto Supremo. de lo del presente en que se declara sean juzgados por la Suprema Corte de Justicia de la Nacion el señor Antonio Lopez de Santa Anna, y sus ministros por las infracciones de leyes y desmanes cometidas en su Gobierno… Un escrito de los vecinos del barrio de la Capilla pidiendo se les conceda quince pesos mensuales del ramo de instruccion pública para el pago del Maestro de escuela Don José Maria Gutierrez y Ballesteros con veinte y cinco pesos que le han ofrecido completarle por que no se traslade con su establecimiento á otra Seccion, cuya peticion tomada en consideracion y previos los trámites de reglamento se acordó no haber lugar á lo que en ella se solicita en razon á que en aquel puerto se ha establecido ya por cuenta de los fondos referidos una escuela de primeras letras para los niños pobres”

 

Comienzan las diferencias entre el Gobierno y el Clero por las Leyes de Reforma

El gobierno federal desde tiempo de Álvarez había comenzado a promulgar las llamadas Leyes de Reforma, lo que había incomodado primero al clero, que empezó a conspirar o al menos a hablar en contra del gobierno incluso en las propias misas, el gobierno federal instruyó a “las autoridades primeras” (alcaldes) que denunciaran a los sacerdotes subversivos:

  “11 de Febrero de 1856 Presidencia del Señor Llano.… se mandaron publicar la circulares número 9 en que se previene a las autoridades primeras que si por desgracia los Sacerdotes de sus pueblos respectivos virtieren ideas de sedicion contra el Supremo Gobierno insitándolos a que se lanzen á la revolucion, les amonesten para que se abstengan de incurrir en semejantes abusos y que se dé parte de ello al Gobierno”

 

Actualiza De Llano el padrón de comercio

Alertan al alcalde De Llano de la instalación de una panadería sin inscripción en el padrón municipal de comercio y ante esto ordena que se haga una inspección de la ciudad para verificar cuántos negocios hay fuera de la ley:

  “19 de Febrero de 1856. Presidencia del Señor Llano.… El Señor Presidente espreso que se le ha denunciado por un vecino que Don Andres Calzado tiene planteado en esta Ciudad un establecimiento de panadería sin haberse matriculado en el registro municipal y en vista esta esposicion se dispenso a que la Comision del ramo pase á aquel establecimiento y en la sesion prócsima informe á esta Corporación sobre su estado y tiempo que tiene de puesto para cuotizarse y la policia presente una lista de los nuevos establecimientos que haya en esta Ciudad de tenerias, billares, loterias y fondas para hacerse con ellos otro tanto”

 

Manuel María de Llano, Alcalde Primero de Monterrey, Capital del Estado de Nuevo León y Coahuila, de 26 de febrero de 1856 al 31 de diciembre de 1856.

 

El gobernador Vidaurri desde el Plan Restaurador de la Libertad, intentaba unificar a Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León en una sola entidad. Tamaulipas se negó, incluso por vía de las armas. Pero la parte rural de Coahuila (donde Vidaurri había “comancheado”) y tenía socios comerciales, lo apoyó. Esto le movía el tapete a Comonfort, quien se oponía a la unión de los estados. Se llegó hasta las armas, hasta acordar que se decidiera por plebiscito  democrático. Vidaurri perdió en las urnas en Saltillo y Ramos Arizpe, que en principio quedaban fuera de la unión, mientras el congreso constituyente decidía si se convertiría en un Territorio Federal o un Estado pequeño como Tlaxcala.

 

Es M. M. De Llano el primer alcalde de la capital del Estado. de Nuevo León y Coahuila

Esta noticia se conoce el 26 de febrero, y De Llano se convierte así en el primer alcalde de Monterrey, Capital del Estado de Nuevo León y Coahuila:

 

26 de Febrero de 1856. Presidencia del Señor Llano. Leida y aprovada la acta de la sesion anterior se dio cuenta con la siguientes… Otro del Supremo Gobierno en que manda que desde la publicacion del mencionado decreto formen un solo Estado los pueblos de Nuevo Leon y Coahuila, á excepcion del Saltillo y la villa de Ramos Arizpe, que se denominen de Nuevo Leon y Coahuila y se rija consiguientemente por el Estatuto orgánico de 31 de Enero del presente año.

 

Al llegar el Ferrocarril a México, Vidaurri busca hacer sinergia con De Llano 

para que las vías se extiendan hasta Monterrey

En marzo se comunica al alcalde de Monterrey que Comonfort planeaba construir un  “camino de fierro” de Veracruz a México, por los Llanos de Apan y Puebla, el proyecto se malograría: 

 “El Gobernador de Nuevo León y Coahuila comunica el decreto del presidente de la República, Ignacio Comonfort. Mismo que el Gobierno de Nuevo León y Coahuila dirige a el Alcalde primero de Monterrey. En el cual se pide que con prontitud se haga un camino de fierro de Veracruz a esta capital, via de los llanos de Apam y Puebla. Rúbrica de Santiago Vidaurri y Jesus Garza Gonzalez.”

 

Curiosidad

Este fragmento de acta se transcribe solo como curiosidad, pues al leerla se advierte que se refieren a la actual Colonia Independencia como Nuevo Repueblo de San Luis, no como ‘Repueble’ que luego fue San Luisito:

  “Sesion ordinaria del 4 de Marzo de 1856. Presidencia del Señor Llano. Leida y aprobada la acta anterior, se dió cuenta con lo siguiente… se le conceda permiso  á Antonio Martinez para que traspase á Ygnacio Martinez una manzana de tierra que se halla en el Nuevo Repueblo de San Luis”

 

Pide Vidaurri a De llano soldados para las milicias estatales

Como parte de las obligaciones del alcalde estaba el completar las tropas de las milicias cívicas (estatales), los adscritos podían ser con voluntarios, vagabundos o delincuentes, aquí se ve cómo Vidaurri pide a De Llano consiga diez soldados de infantería:

  “6- El Gobernador de N.L. pide al Alcalde mande poner a disposición del Comandante del 1er Batallón de infanteriía Domingo B. de Llano diez individuos. Firma J. García.”

 

El médico llamado Manuel María De llano

El alcalde De Llano tenía fama de buen médico y el propio gobernador Vidaurri le enviaba un enfermo del hígado para su atención:

  (15 de julio) “26.- A Manuel María de Llano, Presidente del Ayuntamiento de la capital por Bartolomé García, solicita sea atendido Antonio Gómez, enfermo del hígado. Fecha 15 julio 1856.”

 

Se aplican las Leyes de Reforma y se confisca el predio del Convento de San Andrés

Las Leyes de Reforma nacionalizaron los bienes del Clero que no fueran indispensables para sus actividades religiosas. Con ellos se fue también el convento de San Andrés, que pertenecía a una rama formada en 1221, de la Tercera Orden de San Francisco, dedicada a la enseñanza y la conversión de pueblos no cristianos.  Sólo conservaron el Convento y el Templo de San Francisco, perdiendo huertos, explanada, escuela y el cementerio se clausuró. 

 

Se erige la Plaza de Toros en terreno que era del Convento San Andrés

Veamos la transformación de esos espacios en la Plaza de Toros El Convento, donde se celebró corridas en honor de la Independencia Nacional el 16 de septiembre de 1850:

  “Sesión del 4 de Julio de 1850. Leida y aprobada la acta anterior se dio cuenta con lo siguiente… lo conveniente y util que es a la Ciudad el terreno a la 3a. orden se acordó que en el se ponga la plaza para las corridas de toros corriendo los Sindicos con su delineación la que concluida se publicara en hasta publica para su remate: Habiendose procedido a nombrar los individuos que deben componer la Junta patriotica para acordar los actos con que ha de solucionarse la función del 16 de septiembre aniversario de la Independencia”

 

Hasta Simón de la Garza Melo pagó para no formar parte de las milicias

La milicia cívica se componía de los varones “en edad” y aptitud de armas. Se organizaban entre los activos y los “sedentarios” es decir, los que estaban permanentemente activos y los que estaban de reserva. Si alguien era exceptuado del servicio debía pagar cierta cantidad de dinero mensual según sus posibilidades. Veamos la notificación de que Simón Garza Melo, en ese momento juez, no participaría activamente en la milicia por lo que pagaría dos reales (octavo de peso) mensuales:

  (6 de septiembre) “Carta de Manuel M. de Llano, del Juzgado 1o. Constitucional de Monterrey de Nuevo León, en la que le informa al Sr. Recaudador del fondo de exentos de la guardia nacional que el Gobernador mandó exceptuar del servicio personal de la guardia nacional al C. Simón Garza Melo. Se lo comunica con el fin de que le cobre la cuota mensual de dos reales.”

 

La generosidad de los reineros no es nueva

En noviembre de 1856 hubo un gran incendio en la Vila del Carmen, Estado de Yucatán -hoy Ciudad del Carmen en el estado de Campeche-; y los reineros fueron solidarios realizando una colecta dirigida por el municipio, cuyo producto fue enviado a esa población:

  “Carta de P. J. García, del Gobierno del E.L.Y.S. de Nuevo León, en la que le pide al Sr. Alcalde 1o. de esa Capital que le participe el resultado que haya dado en esa Capital el donativo voluntario para los infelices que más sufrieron en los incendios acaecidos en la Villa del Carmen del Estado de Yucatán, con remisión de la cantidad que se haya reunido, con el objetivo de ponerla cuanto antes a disposición del Gobierno de Yucatán.”

 

Muere Manuel María De Llano

Manuel María de Llano murió en 1863 retirado a la vida privada y al ejercicio de la medicina, no hizo fortuna personal, sin embargo su familia era acomodada.

 

Joaquín Magin, Alcalde Segundo del 1º de Enero al 25 de Febrero de  1856, y Jacinto Lozano, Alcalde Segundo. 25 de Febrero al 31 de Diciembre de 1856.

 

Ante la existencia de jueces estatales de letras (abogados) en materia civil y penal, los alcaldes segundos se convirtieron prácticamente en miembros del Cabildo, con voz y voto.

 

Santiago García, Alcalde Primero Suplente de 1º de Enero al 10 de mayo de 1850. Diego Ventura de Llano, Alcalde 1º Suplente del 10 de mayo al 31 de Diciembre de 1850.

 

Diego Ventura de Llano era tío del alcalde Manuel María de Llano. Los alcaldes terceros fueron sustituidos por el “alcalde primero suplente”, que eran alcaldes comunes tanto para el alcalde primero y Segundo, pero no participaban en el Cabildo, y por lo tanto podían tener cargos en la administración. 

 

 Fuentes

ARCHIVO HISTÓRICO DE MONTERREY

Colección Correspondencia 

VOLUMEN 100 EXPEDIENTE 7

VOLUMEN 94 EXPEDIENTE  17

VOLUMEN 98 EXPEDIENTE  3

VOLUMEN 88 EXPEDIENTE 1

VOLUMEN 87 EXPEDIENTE 9 FOLIO  4

COLECCIÓN IMPRESOS II

VOLUMEN 16 EXPEDIENTE 1 FOLIO 18

 

Colección Actas de Cabildo 

14 de enero de 1856

24 de enero de 1856

28 de enero de 1856

11 de febrero de 1856

19 de febrero de 1856

26 de febrero de 1856

4 de marzo de 1856

4 de julio de 1856

Cámara de Diputados.

 

Leopoldo Espinosa Benavides, El Separatismo Mexicano, Editorial Porrúa, 2016.